Ácido fólico: la importancia para la madre y el bebé

el brócoli son ricos en ácido fólico

El ácido fólico, también conocido como vitamina B9, es un elemento esencial para el cuerpo humano, siendo parte clave del proceso de formar las proteínas y tejidos del cuerpo. Es indispensable para el desarrollo y crecimiento celular y en la formación de tejidos, así que se recomienda consumo diario.

El ácido fólico se encuentra de forma natural en gran cantidad de alimentos, especialmente en vegetales de hoja verde. Las espinacas, los espárragos o el brócoli son ricos en ácido fólico. También se encuentra en una buena cantidad de frutas, como la naranja o la fresa, así que son buenas soluciones para realizar diferentes papillas.

El ácido fólico y su importancia en el crecimiento del bebé

El ácido fólico es esencial para los bebés. Según varios estudios, el bebé se beneficia de ello si la madre ingiere ácido fólico en los primeros meses de gestación. Puede reducir el riesgo de enfermedades congénitas un 50% en defectos asociados al tubo neural. Esto es malformaciones como la espina bífida, anencefalia o encefalocele. Estas deformaciones en su mayoría se forman durante los primeros 28 días de embarazo.

También puede evitar riesgo de que el bebé tenga problemas urológicos, renales o parálisis de las extremidades. Se recomienda que las mujeres consuman periódicamente alimentos con ácido fólico. Sin embargo, para una embarazada es primordial. Es muy recomendable entre los 6 y 3 meses antes de la gestación si la mujer está intentando quedarse embarazada y, especialmente, en los tres primeros meses del embarazo. Esto es en el momento en que se forma el embrión.

El ácido fólico

El ácido fólico y sus beneficios para la madre

Debido a sus beneficios, algunas madres deben tomar un suplemento de ácido fólico. Debe ser su médico o médica la encargada de determinar estos suplementos y la dosis. Pero no sólo las mujeres en edades fértiles deben tomar alimentos ricos en ácido fólico. El ácido fólico previene algunos tipos de anemia o la hipertensión. También es capaz de reducir los síntomas asociados a la menopausia. Incluso reduce las probabilidades de padecer varios tipos de cáncer, incluyendo cáncer de colon o cáncer de cuello uterino.

Las madres que han dado a luz recientemente destacan por una función sináptica en alerta constante. El ácido fólico ayuda a que la función cognitiva sea equilibrada, por tanto, tranquiliza a las madres y puede prevenir casos de depresión posparto. La Universidad McGuill en Canadá descubrió en un estudio que los niveles de ácido fólico del padre podrían ser tan importante como los de la madre. Hablando, por supuesto, del desarrollo y la salud de sus hijos. Por tanto, los papás también deben tener una dieta rica en alimentos con ácido fólico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *