Deshidratación en bebés: síntomas y cómo evitarla

Deshidratación en bebés

Uno de los problemas comunes en los recién nacidos es la deshidratación. La deshidratación en bebés puede producirse por muchas causas diferentes, sin embargo, podemos detectarla si estamos atentos a las señales. Debemos prestar atención a estos signos de deshidratación especialmente en verano, debido al aumento del calor. Sin embargo, un bebé puede deshidratarse durante cualquier época del año. Vamos a hablaros de los síntomas más comunes a los que estar atentos para detectarla. Por supuesto, ante la más mínima prueba o duda, no dudes en acudir a tu médico para conocer una evaluación experta.

 Síntomas de la deshidratación en bebés

Por supuesto, uno de los síntomas más evidentes de una deshidratación son las deposiciones poco habituales. Por ejemplo, si las heces son secas y demasiado duras, lo más probable es que el bebé sufra de deshidratación. Al organismo le falta agua. Lo mismo si notamos que el bebé no hace la misma cantidad de orina o lleva tiempo sin mojar el pañal. También es síntoma de deshidratación en bebés o en adultos, la orina con un tono muy amarillento y fuerte olor.

BIBERON NATURAL 260ML
BIBERON NATURAL 260ML (AVENT) 
9,99 €

Podemos notar deshidratación en los más pequeños si nos fijamos detenidamente en otros síntomas. Es importante tener controlado el peso del bebé y comprobar que nunca desciende. Si lo hace, entorno a un 5%, es posible que esté deshidratado y no beba lo suficiente. Si notamos que el bebé llora pero no tiene lágrimas, puede significar que tiene poca agua en su cuerpo. Cuando están deshidratados también suelen llorar mucho o todo lo contrario, sentirse cansados y dormir mucho, sin ganas de moverse.

Cuando las fontanelas del bebé -las zonas blandas del cráneo- están un poco más hundidas, debemos acudir al médico. Puede ser síntoma de deshidratación, entre otras enfermedades. Recuerda que el mayor problema de los bebés es que no sabe hablar. No saben comunicarnos qué les duele o qué sensaciones están teniendo. Por tanto es importante saber identificar ciertas enfermedades y acudir a las revisiones.

Biberón Boca Ancha Options de Dr Browns
El biberón que tu pequeño necesita para evitar cólicos, gases y eructos
10,99 €

 ¿Cómo podemos prevenir la deshidratación en bebés?

La prevención es primordial y también es muy simple. Lo primero es que en los días de mucho calor, como en verano, al bebé hay que darle leche según la requiera. Si tiene edad para beber agua, ofrecérsela constantemente. En caso de sólo beber leche, que lo haga siempre que la pida. Es importante evitar salir de casa o ir a la playa en las horas más calurosas. Por supuesto, compra ropa fresca y transpirable, incluso modelos de ropa con fotoprotección.

También debemos evitar que el bebé esté mucho tiempo metido en el coche cuando hace mucho calor. Un coche parado al sol es un horno, siendo su temperatura más elevada que en el exterior. Si por algún motivo no podemos evitar salir de casa en dichas horas, debemos proteger a los peques con sombrillas y gorras.

BIBERON 260ML ANTICOLICO HABERMAN
BIBERON 260ML ANTICOLICO (HABERMAN) 
12,99 €

Los vómitos y la gastroenteritis son bastante propensos a causar periodos de deshidratación en bebés. Por tanto, si el bebé a vomitado mucho o tiene gastroenteritis, debe beber mucho. El cuerpo no está guardando todo el líquido que debería, así que hay que aumentar la cantidad. Lo mismo con la fiebre, que hace aumentar su temperatura corporal. Recuerda que un bebé necesita proporcionalmente más líquido que un adulto. Ante el menor problema, acudir al pediatra o al médico de urgencias.

Otro elemento que puede ayudar a que el bebé se deshidrate es una mala preparación del biberón. Los biberones mal preparados, en donde el polvo es demasiado con respecto al agua, pueden causar estos síntomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *